Por todos es sabido que el coste de la luz se ha disparado en los últimos años en España. La factura de la luz ha subido nada y nada menos que un 30% desde 2007. Por una causa o por otra siempre hay un motivo por el que gobierno anuncia una próxima subida, ante lo que el ciudadano no tiene manera de defenderse.

Sobra decir, que todo esto provoca un efecto dominó nada deseable en la economía actual, como es una subida generalizada de los precios, lo que conlleva de una manera indirecta de nuevo a una bajada del nivel de adquisición sobre todo para lar rentas más bajas, que ya he comentado en alguna otra ocasión.

Ante esta situación poco se puede hacer a nivel individual, por lo que no voy a entrar ahora en este tema. Pero es cierto que puede haber cierta posibilidad de disminuir nuestro recibo de la luz, o por lo menos podemos probar ciertas recomendaciones que nunca vienen mal, aunque sólo sea por un mundo más sostenible, y un consumo moderado de la energía.

recibo de la luz

No debemos de olvidar que estamos en una situación caótica en lo que a energía se refiere a nivel mundial, y a este respecto la única contribución que podemos hacer es poner nuestro granito de arena, y teniendo en cuenta que somos muchos millones, seguro que no cae en saco roto.

La vida sube en medio de una crisis generalizada en muchos aspectos. Poner remedio a esta situación o, al menos aliviarla, y vivir de una manera sostenible está en nuestras manos. ¿Cómo ahorrar en el recibo de la luz y contribuir a la sostenibilidad del planeta?, aquí van algunas recomendaciones:

1. Utiliza comparadores en Internet.

En Internet hay bastantes páginas como tarifasdeluz.com que te ayudan a seleccionar la comercializadora más adecuada para ti.

2. Calcula y contrata la potencia que más se adecue a tu hogar.

Para calcularla debemos sumar las potencias de los aparatos eléctricos que pueden llegar a funcionar simultáneamente. A esta suma debemos añadir un pequeño margen para que no salten los plomos.

Este punto es muy importante teniendo en cuenta que el gobierno ha anunciado una nueva subida de la luz, la segunda en poco más de un mes. Pero esta vez se trata de una maniobra un tanto especial ya que está pensada para que los usuarios no puedan esquivar la subida sólo reduciendo su consumo.

La factura de la luz consta de 2 partes: un fijo que depende de la potencia contratada y un variable que depende del consumo. Las nuevas tarifas bajan el precio de la energía consumida (un 22%) pero aumentan la parte fija que no depende del consumo del usuario (un 77%).

En España hay una práctica muy extendida en los hogares que es dar más potencia de la que necesitan. Para hacernos una idea: si antes la potencia más habitual se encontraba entre 4,60 y 6,90 KW, en los nuevos contratos es muy habitual ver 9,20 KW. En conclusión en España, la mayoría de consumidores pagan por más de lo que gastan.

El truco: contratar menos potencia para abaratar la parte fija de la factura.

3. Tarifa de bono social.

Los consumidores también podemos sacarle partido a la liberalización del sector energético. ¿Cómo? El pasado uno de julio se abrió la veda para que cada comercializadora fijara sus propios precios, pero también se establecieron unas tarifas fijas (TUR) y la llamada tarifa de bono social, que está pensada para abaratar el gasto de los colectivos más afectados por la crisis como pensionistas, familias numerosas y desempleados.

4. Utiliza bombillas de bajo consumo.

Son más caras, pero esta inversión inicial se verá compensada en los recibos siguientes.

5. Apaga los dispositivos electrónicos, no dejarlos en ‘stand by’.

Apagar la televisión desde el mando a distancia sólo la deja invernando, es decir, sigue consumiendo energía.

6. Pon la lavadora con el agua fría y totalmente llena.

7. Usa el microondas en lugar del horno.

8. Con la calefacción y el aire acondicionado cierra bien las ventanas y las puertas para que no se malgaste la energía.

9. En la cocina aleja el horno del frigorífico.

El calor que desprende el primero obliga a la segunda a gastar más energía. Tampoco metas alimentos calientes en la nevera y mantén limpia la parte trasera del frigorífico porque aunque nos parezca mentira, el frigorífico puede suponer un 20% del consumo total del hogar.

10. Cuidado con la Vitro, las planchas, radiadores de aceite, estufas eléctricas y otros aparatos similares.

Intenta minimizar el uso de éstos, ya que sobre utilizarlos, puede suponer duplicar y hasta triplicar nuestro consumo de luz.

¿Todas estas recomendaciones harán que notemos una bajada del recibo de la luz perceptible para nuestros bolsillos? Personalmente aún no lo he comprobado, pero estoy en ello. No sé realmente si se conseguirá un ahorro considerable, pero lo que si es cierto que entre todos seguro que ahorraremos en energía, y ¿por qué no intentarlo?