Ya han llegado las rebajas de esta temporada invierno 2014, para quedarse con nosotros hasta el 7 de marzo, aunque ya se comenta el hecho de que llevamos todo el año de rebajas, y es que no hemos parado durante todo el 2013 de ver artículos de todo tipo rebajados.

Ante la actual crisis, los comerciantes no han tenido otro remedio que asumir menos margen de beneficio en sus ventas, y apostar por vender más a menos precio y así poder mantener sus negocios.

A muchos de vosotros ya os habrán llegado noticias por los diferentes medios de comunicación de la buena perspectiva para los comercios en esta nueva temporada de rebajas 2014, precedida por un aumento de las ventas en Navidad de hasta un 8% respecto al año anterior. El consumidor ha sido seducido sin lugar a dudas por la gran campaña generalizada de rebajas antes de que éstas comenzasen oficialmente.

En mi opinión, aunque siempre apuesto por una postura optimista, no creo que este aumento del consumo obedezca a un resurgir repentino de la economía, más bien a un estancamiento y la asunción de la actual situación a la que ya nos estamos acostumbrando perdiendo un poco el miedo al qué pasará, acompañada además del hecho de que la gran mayoría de funcionarios han podido cobrar su extra de Navidad, y eso en este país influye y mucho.

Pero volviendo al tema de las rebajas, y ante el augurio de que este año 2014 van a ser muy tentadoras, es recomendable no dejarse llevar demasiado por ese “subidón” que todos experimentamos al poder conseguir artículos a precios de ensueño, y no caer en la locura que muchas veces supone agarrar todo lo que nos gusta sin pensar más allá. En definitiva que irse de rebajas pueda suponer al final una ruina y no un ahorro.

Por ello os doy ciertos consejos que creo que nos pueden venir bien a todos, incluida yo, para no caer en el consumismo compulsivo, adquiriendo artículos que no necesitamos en absoluto:

  • Planificaros antes de comprar, marcaros un presupuesto y haceros una lista. Antes de salir de casa debéis de tener claro qué necesitáis comprar y cuánto os podéis o queréis gastar.
  • Comprad artículos que no sean de tendencia, es decir optad por el fondo de armario o prendas que puedan tener un largo uso. Mirad mejor la calidad que la cantidad.
  • No perdáis vuestros derechos en la compra, es decir, los artículos rebajados se deben regir por la misma normativa que los no rebajados.
  • Y como fórmula que nunca falla, recurrid a Internet. Ahorrad también en tiempo, y además comprad con tranquilidad desde vuestra casa, de manera que podáis meditar sin prisas y sin miedo a que os quiten la prenda o artículo. Podéis ver más información sobre las rebajas en Internet en el siguiente enlace que puede resultaros de gran ayuda.